20 junio 2007

PARA LOS QUE NO HAN VENIDO A MEDELLIN...!

Junio de 2007 Si DIOS sacara vacaciones, y está en mora de hacerlo, las pasaría en Medellín. Vendría con toda su corte y las once mil vírgenes no correrían peligro. En Medellín, la amabilidad es un oficio, la hospitalidad una religión, el buen humor un vicio. Medellín es un pañuelo de amor. No es la sucursal del cielo, es el cielo. Es tan amañadora La Bella Villa que por ley, todo Colombiano debería ser obligado a visitarla siquiera una vez al año y eso es poco. Hay que venir a Medellín, no solo a llenarse de paisajes sino a llenarse de ideas. En Antioquia hay tres o cuatro ideas nuevas por paisa cuadrado. En Medellín se le da de comer al ojo viendo mujeres bellas. Todas la paisas son pispas, y las feas, mínimo son amañadoras. La paisa es firme, amorosa, tierna, romántica, fiel, celosa, camelladora, brava y rezandera. Por todo eso, ellas tienen la culpa de que las persigan tanto. En Medellín, usted pregunta por una dirección, se la dan y fuera de eso lo invitan a almorzar. Un aguardiente estampillado o un tapetusa no se le niega a nadie. Si le quiere arrancar al tute, a los dados, al dominó, al póker, a la 31 o al zanahorio parqués, no busque más: en Antioquia le calman esa angustia que todos llevamos dentro. El clima se quedó en primavera. El sol calienta sin incomodar y cuando se emberrionda Max Enríquez Celestial, le merma volumen al mono "Jaramillo" (Jaramillo es el sol). No le quepa duda, los antioqueños nos volvemos sectarios cuando hablamos de Medellín y no se atortole, se puede hablar de Medellín sin meterle narcocharla al asunto. Haga algo por su biografía pues!: VENGA A MEDELLÍN !

22 noviembre 2006

Hablar mal de Medellin es facil

Hablar mal de Medellín es fácil... Jugadoras de cartas II fue vendido por casi 1,7 millones de dólares. --> Hablar mal de Medellín, con los prejuicios a cuestas, es hasta fácil. Pero es injusto mantener intactas las imágenes de las peores épocas. Fernando Botero es un icono de Medellín y de Colombia desde hace muchos años. Ayer fue noticia en Nueva York cuando el óleo Jugadoras de cartas II fue vendido por casi 1,7 millones de dólares. Y Medellín y Botero también saltaron a las primeras planas de los diarios y a los titulares de los noticieros de radio y televisión cuando le pusieron un explosivo a su obra El pájaro, en el Parque de San Antonio, causando más muerte y dolor a decenas de hogares en aquella horrible noche de junio de 1995.La ciudad recuerda los peores momentos del año 1991 cuando el número de homicidios llegó al escandaloso techo de 6.349. Es decir, que el índice de homicidios por cada 100.000 habitantes fue de 381. A Medellín le llovieron deshonrosos calificativos, producto de la guerra más cruel que desataron los carteles de la droga. Hasta anunciaron bombardearla. Las noches se teñían de miedo. Ese podría ser el título apropiado para un reportaje, nutrido por hechos tan aberrantes como el pago de dos millones de pesos por cada policía muerto, o por las escenas de matanzas múltiples de jóvenes en las laderas de El Poblado o de las comunas del nororiente y el noroccidente.En esa época muchos pillos que regresaban Nueva York se gastaban cuatro horas para llegar a Medellín y varios meses para acercarse a su hogar en uno de los barrios. Cuentan que un joven que embarazó a su novia no pudo visitarla más, por los muros invisibles que marcaban límites tan estrictos que supo de su hijo cuando escuchó su llanto por teléfono.Cruzar las fronteras urbanas se convertía en un desafío mortal. Transitar cerca a una patrulla de la policía también era un riesgo. Las noches se sucedían frías y solitarias. Vivíamos encerrados y aterrorizados. La confianza ciudadana en las instituciones hizo crisis. Medellín fue marginada hasta en el fútbol internacional. Se convirtió en ciudad proscrita y prohibida para los extranjeros. Hasta los corresponsales de guerra enviaban sus despachos informativos desde Bogotá y Cartagena.El narcotráfico, y sólo el narcotráfico, estigmatizó la ciudad, la llenó de fantasmas y soledades, de muerte, de tantas muertes como las 6.349 del año 1991. Pero también desde esa misma época Medellín comenzó a construir historias de vida y convivencia. El perdón se dio en muchas parroquias en donde el párroco y los fieles eran testigos de actos públicos de reconciliación entre víctimas y victimarios. Después llegaron los pactos de no agresión con bandas y milicias. Hasta el punto que hoy Medellín exhibe el mejor ejemplo de reinserción con los desmovilizados del Bloque Cacique Nutibara.Y Medellín aprendió lecciones en medio del dolor. La ciudad baja año tras año los índices de violencia. No queremos tapar el sol con un dedo. Aquí todavía hay violencia. La pobreza y la falta de equidad quizás no la generan pero sí la favorecen. Pero decir que Medellín es la ciudad más violenta del mundo, como lo afirmó una revista de categoría mundial, o que las Noches de Medellín se tiñen de Miedo, como lo acaba de publicar una revista bogotana, es estigmatizar la ciudad. Es poner un titular estúpido, anacrónico, injusto y parcial.El alcalde Sergio Fajardo Valderrama y el presidente del Concejo, Fabio Humberto Rivera, interpretan la indignación de sus gentes cuando protestan por estas publicaciones o por el uso truculento de imágenes viejas de Medellín, en un video del Partido Popular español para desacreditar al gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.Medellín tiene una historia pasada de violencia, pero también una historia actual de reconstrucción de la paz y del tejido social. Poner su pasado en presente no sólo es injusto con la ciudad sino falto de ética.

16 noviembre 2006

An inconvenient truth

Se vogliamo evitare che le generazioni future ci sputino in faccia e ci chiedano i danni dobbiamo fare qualcosa per il pianeta. Le iguane, fuori dalla finestra di casa mia a Genova, mi guardano come un estraneo al sole estivo di ottobre. I grilli cantano tutta la notte. Le api fanno il doppio lavoro estate/inverno. I dati dell’effetto serra sono ormai quotidiani come le previsioni del tempo. Ci sommergono. Come faranno le acque con le coste e le città.Ma ci sono sempre gli scettici. Quelli che non ci credono e che ci sono sempre alternative. Senza mai dire quali. Altri che più modestamente se ne fregano. I ghiacciai si sciolgono. I fiumi si seccano. Le falde acquifere scendono.Basta con il catastrofismo. Con la solita deriva catastrofista per non affrontare i veri problemi. 279 specie di piante e di animali si stanno spostando verso nord. La malaria è arrivata sulle Ande. Lo scioglimento dei ghiacciai della Groenlandia è raddoppiato negli ultimi dieci anni. E la deriva catastrofista continua con le previsioni per i nostri nipotini. Quelli che butteranno le nostre ossa in una discarica. Entro il 2050 il polo nord scomparirà, un milione di specie si estinguerà, il livello del mare salirà fino a cinque metri.Al Gore ha prodotto un film: 'An inconvenient truth’. Uscirà il 21 novembre in versione inglese. E’ la prima volta che faccio pubblicità a un film. E’ un piccolo tributo, un’inezia per la salvezza del pianeta.Da subito possiamo dare un contributo per migliorare la Terra con tenthingstodo, diecicosedafare.1- Usa lampadine fluorescenti e compatte2- Usa la macchina il meno possibile3- Ricicla4- Verifica la pressione delle gomme dell’auto5- Non sprecare acqua calda6- Non comprare prodotti con molte confezioni7- Regola il termostato di casa8- Pianta un albero9- Spegni gli elettrodomestici non in uso10- Fai girare questo elencoSono azioni da boy scout, non prevedono grandi strategie. Non ci sono scuse. Io ne aggiungo un’altra. Una convenzione con le banche che mi contatteranno per prestiti finalizzati all’acquisto di pannelli solari per i lettori del blog. E poi un’altra per Prodi: telelavoro per le amministrazioni pubbliche, arrivare entro pochi anni al 30/40%. Per oggi basta così. Sono esausto. Guardatevi

15 noviembre 2006

Paisitas y paisajes

Por Eucario Bermúdezwww.diariolasamericas.com
Me preguntó por estos días un vecino que apenas conocía, que de dónde era yo. Le di a conocer mi nacionalidad colombiana y de inmediato le brillaron los ojos y sonrió con alegría incontrolada. ¡Medellín! exclamó de inmediato. Y fíjense lo que me dijo: "si pudiera me iría ahora mismo a vivir a esa ciudad". Acababa de regresar de allí. El joven que por su porte, ubicación residencial, auto deportivo, atuendo y actuaciones revelaba ser un hombre de negocios no paró en elogios hacia lo que en mi país llamamos "la bella villa", una hondonada que también conocemos como el Valle de Aburra, llena de bondades de Dios. Tanto que en un arrebato de orgullo que no escatiman los paisas, la letra de un bambuco termina diciendo que "Dios es Antioqueño". Descubrí en el brillo de los ojos de mi interlocutor y en lo que poco a poco me fue contando que las "paisas" lo habían casi enloquecido. No hay como esas muchachas, que exhalan vida, hermosura, donosura, genio, figura, calidez. Ese dejecito al hablar, cadente, arrullador, melódico. Esos cuerpos esculturales que cultivan con dedicación al punto de haberse convertido en las mejores modelos del país y en auténtico producto de exportación que engalanan las portadas de muchas revistas de Nueva York a París, enloquecieron a mi vecino. "Si pudiera me iría ahora mismo". Que tal. Pues tiene la razón y no es el primero que lo dice. Mi nuevo vecino, cubano con pinta ejecutiva, habló y habló sin parar, de Medellín como ciudad encantadora, de la calidad humana de su gente, de la famosa plaza de esculturas de Fernando Botero, del Metro más aseado y querido del mundo por sus usuarios, de las montañas, la flores, del desarrollo urbanístico, pero sobre todo, de las paisas. Paisa, antes de continuar, se llama a los ... antioqueños, es decir oriundos del Departamento de Antioquía que es la zona más industrializada del país, creadora de riqueza, sede de grandes fábricas de textiles que han permitido el desarrollo de la moda colombiana. Lo digo para los pocos que desconozcan esa tierra promisoria. Paisas o paisanos. Y ellos lo aceptan sin la menor repulsa. Otra cosa son las paisas. Hay que verlas, hay que hablar con ellas, hay que verlas caminar. Tengo muchas razones para decirlo. Mi esposa Luz Elena es paisa. Y de las bellas. A mí me pasó lo del amigo cubano. Por ello lo entendí fácilmente. Con razón el fenómeno que se ha dado aquí en Miami, en donde infinidad de matrimonios están conformados por paisas y cubanos o al contrario. Quizás por ello la integración que poco a poco ha ido germinando entre ambas comunidades. Como también ocurre con otras mezclas de amor. Además, se las ve en programas de televisión, como presentadoras, animadoras o modelos, en los periódicos, en las revistas de moda. Como también en encantadoras embajadoras de la belleza de los distintos países. Ni más faltaba que fuera a desmeritar a las demás. Lo que pasa es que no había visto un caballero más ansioso e impresionado por las de Medellín, que el hombre de mi historia. La ciudad de la eterna primavera, es otro de sus apelativos. Hay quienes sólo la recuerdan por el narcotraficante Pablo Escobar, sus bombas, su guerra contra la sociedad. Pero los paisas todos, con ellas a la cabeza, se han encargado de ir borrando esa imagen del pasado. La ciudad ha recobrado su vitalidad, su tranquilidad. Los centros universitarios en los que es pródiga, con centenares de jóvenes graduándose anualmente en las más diversas profesiones, científicos que se han convertido en pioneros de fundamentales avances, líderes de ... la industria y el comercio que contribuyen notablemente a la posición económica del país, presidido por uno de sus hijos, el Presidente Alvaro Uribe Velez. Pero lo más preciado y que tiene a punto de trasladarse a Medellín a mi vecino y quien sabe a cuantos más, las hermosas paisitas. Eh… ¡Ave María pues!

“Este año volveremos a descrestar”

ELMUNDO.COM - En su cumpleaños número 40, el alumbrado navideño les rendirá un homenaje a las regiones típicas de Colombia. EPM espera decirle a la ciudad que si el año anterior Medellín se sintió orgullosa de su alumbrado navideño, este año tendrá más motivos para "sacar pecho". Las cinco regiones naturales del país, así como un gran Papá Noel que cargará una silleta, un Niño Astrónomo y un Niño Explorador se podrán apreciar en las calles de Medellín, en el recorrido más largo que quizás se haya diseñado y en el que se invirtieron 4.200 millones de pesos y que tendrá más de 265 mil bombillas. Foto: Angela Patricia Zapata El alumbrado navideño será inaugurado el próximo siete de diciembre, en el marco del desfile de silleteros. Autor: Ricardo León Cruz "Colombia es luz" será el nombre del alumbrado navideño 2006, en el cual se rendirá un homenaje a las regiones naturales del país. El próximo siete de diciembre, en el marco del tradicional desfile de Mitos y Leyendas, será encendido el tan esperado alumbrado navideño de la ciudad, que este año llegará a su 40ª versión. Como desde que se encendió por primera vez, en el año 1967, las directivas de EPM esperan que nuevamente el alumbrado navideño despierte admiración y elogios entre los visitantes y sea un motivo más de orgullo para los antioqueños. Para este año, los encargados de diseñar el alumbrado decidieron rendirle un homenaje al país, y a los visitantes de otras regiones que llegan a la ciudad en la época decembrina; "será un micropaís el que tendremos en las calles de Medellín", según lo expreso el gerente de EPM, Juan Felipe Gaviria. Regiones del país, en Medellín La alegría "cumbiambera" de la Costa Atlántica, el sabor afrocolombiano de la Costa Pacífica; el embrujo de la región Llanera, el exotismo de la región Amazónica y la diversidad de la región Andina, se podrán apreciar a través de las figuras e íconos que actualmente se instalan en las calles y parques de la capital antioqueña. El alumbrado navideño tendrá unas 265 mil bombillas, que recrearán los principales íconos de las cinco regiones naturales de Colombia. Serán en total unas 265 mil bombillas las que iluminarán el corazón de la ciudad, en un recorrido que iniciará desde la Avenida La Playa (teatro Pablo Tobón Uribe), bajará hasta la Plazoleta de las Esculturas y tomará el recién inaugurado Paseo de Carabobo hasta San Juan; de ahí, seguirá hasta el Centro Internacional de Convenciones Plaza Mayor, cobijando además el Centro Administrativo La Alpujarra, La Estación del Ferrocarril y el Edificio Inteligente de EPM, y continuará por el Paseo del Río hasta el puente de Guayaquil. Además, la magia luminosa de la navidad se extenderá hasta el Cerro El Volador y El Nutibara, el Parque de los Pies Descalzos, El Parque de los Deseos y la Carrera Carabobo desde el Jardín Botánico, así como las estaciones del Metro, el Metrocable y los parques de varios barrios (ver recuadro). Como si fuera poco, unos nuevos invitados se unirán a esta fiesta de fin de año. Serán ellos El Niño Explorador, El Niño Astrónomo y el Papá Noel Silletero, pequeños gigantes que medirán entre 12 y 18 metros y estarán ubicados en sitios estratégicos. Detalles adicionales *El costo del alumbrado será de 4.200 millones de pesos, pero las ventas a otras ciudades superan los 6 mil millones de pesos. Entre los clientes figuran San Andrés, Villavicencio, Manizales, Neiva, Baruta y Chacao, estas dos últimas en Venezuela. *Los parques de los cinco corregimientos y la Carrera 70 tendrán su propio alumbrado. A ellos se unen los parques de Aranjuez, El Calvario, Villa Hermosa, Jardín Botánico, Santo Domingo, Boston, La Milagrosa; El Poblado, Parque Lleras y San Antonio; Belén, Laureles, La Floresta, Cristo Rey, San Javier, Doce de Octubre y Bulevar de Castilla. *El montaje del alumbrado navideño genera en promedio, unos 1.500 empleos directos. Las manos que decoran diciembre Mientras niños y adultos esperan con ansias la llegada de diciembre, y con él, los regalos, la nochebuena, el pesebre, el árbol, y por supuesto, los alumbrados, unas 500 personas trabajan en medio de angeos, mangueras luminosas, papel metalizado y alambre, cerca de 300 kilómetros de alambre, dando los últimos retoques del "mejor regalo para la ciudad y el país". Un regalo que comenzó a diseñarse desde el mismo enero, y que en agosto inició el proceso de ensamble. Desde este mes, la presencia de don Gildardo Alzate en su hogar comienza a ser más esporádica. Actualmente oficia como supervisor de decoración de EPM, y al igual que sus dirigidos, sus horas laborales en las bodegas donde se ensambla el alumbrado, superan fácilmente las 14, 15 e incluso las 16. "El 30 de noviembre tenemos que tener listo el alumbrado. Desde finales de octubre estamos trabajando sin descanso, de domingo a domingo", señala don Gildardo, un hombre que desde hace 10 años está acostumbrado a este trajín. De los 40 alumbrados que se han instalado en igual número de años en la ciudad, don Gildardo ha participado en el montaje de 25. Recuerda con especial cariño el del año 2004, pues dice que "es el más bonito y novedoso que ha tenido la ciudad"; no obstante, asegura que el de este año superará todo lo antes visto. "El de este año tendrá mucho detallito, mucho arabesco y molas que tienen que hacerse con mucha paciencia. Vamos a descrestar", dice. Tal vez por ello, por la capacidad innata de adornar que poseen, cerca del 70% del personal que actualmente trabaja en el alumbrado, son mujeres. Y si bien confiesa que hay momentos en que el estre´s y la presión lo deja sin alientos de ver encendido el fruto de su trabajo, sabe que en el fondo, también espera con ansias el 7 de diciembre. "Cuando dicen que queda oficialmente inaugurado el alumbrado, a uno se le eriza la piel. Eso es indescriptible, sobre todo cuando uno escucha a la gente diciendo que le gustó, eso es una emoción que no da todo el dinero del mundo (...) ¡claro que voy a verlos¡, entre otras cosas porque la familia me dice: vamos a ver por qué fue que se perdió como tres meses de la casa", dice.

09 noviembre 2006

Metroclable Medellin

Orgullo Paisa......Orgullo Colombiano Antioquia y su capital Medellín tiene Metrocable, otro motivo más para que los Antioqueños en su sentido de pertenencia, su idiosincrasia Paisa exagerada que los caracteriza, grite ante propios y extraños, que somos la primera ciudad del mundo en tener un teleférico integrado a un servicio de transporte masivo y popular de pasajeros, como es el metro de Medellín. El Metro Cable de Medellín, es, no solamente una novedad como solución de transporte para una comunidad de escasos recursos económicos, sino una oportunidad para el turismo que le permitirá jalonar progreso en la zona, suscitar interés en otras ciudades, sino también y principalmente una obra que será recordada por su incidencia social. La población beneficiada en el área de influencia se calcula en 150.000 personas, situada en barrios altos, de difícil acceso y pertenecientes a los estratos socioeconómicos clasificados como uno, dos y tres. Estos barrios se encuentran en la zona nororiental de la ciudad, tales como populares 1 y 2, Granizal, Andalucía, La Francia, La Esperanza y Santo Domingo Savio. La longitud de este cable aéreo es de 4.100 metros que serán recorridos en 90 cómodas cabinas, cada una con capacidad para diez pasajeros “ocho sentados y dos de pie”. El impacto social es reconocido por sus habitantes, y no es para menos cuando más de uno, dice que es la primera vez que el Estado se acuerda de ellos. La mano de obra fue contratada en un alto porcentaje entre sus mismos moradores, que les permitió tener una fuente de empleo. La capacitación con anterioridad y una intensa tarea pedagógica en torno al Metro Cable ha permitido una admirable reacción por parte de la gente y reconocen el avance tecnológico de gran significado social y humano. Los otros barrios marginados podrán con su frente en alto decir a propios y extraños: Bienvenidos! ¿Heeee... ave María pues hombre! - Más contentos que marrano estrenando lazo --¡Papá! Que Paisas tan engreídos, dirán por ahí las malas lenguas, pero esa es la verdad. -¡Vea mi Don!No es por nada, ni por nada, pero eso es una dicha montar en esas gondolitas transparentes que dejan ver lo ancho y bonito que es Medallo. Invito desde esta tierra tenaz y montañera a todos mis coterráneos de Colombia y del extranjero a visitar nuestra ciudad pa’que monten en Metrocable y se den cuenta lo que es cacao con chocolate. A mis paisanitos de Medellín que viven en las zonas rosas de la ciudad, para que se olviden de prejuicios, se salgan de sus ropas almidonadas, por un rato se humanicen, y camuflados con el populacho noble y trabajador, disfruten de las cosas simples y sencillas que nos brinda la vida. --¿ Que por allá echan mucha bala...? ¡Nooo...que vaaaa! Eso sucedía hace como dos años, que esos muchachos sin empleo, la barriga vacía y las tripas silbando de hambre, se mantenían todos verracos unos con los otros, pero eso cambió hace mucho rato. Ahora casi todos están trabajando y practicando la cultura Metro. Vea mi Don, usted se cambia de ropita, unos tenis pisahuevos de esos baratos que venden en guayaco, una pantaloneta de colores bien chillones, de esas que usan los chocuanitos pa’tirar pinta y conquistar morochas.Con ese atuendo se mezcla con el Rialengo “Realengo”, y nadie se va a dar cuenta que usted es un potentado que disfruta montando en Metrocable. Olvídese del montero cuatro puertas, de la chequera, el celular y la tarjeta de crédito, lleve solo los documentos de identidad y unos cuantos pesitos en efectivo para tomar Guaro, cerveza o guarapo helado, comer chunchurrio o cunchurria “tripa frita y tostada”, picada de asadura o fríjoles cargamantos con coles y garra de marrano.Te bajàs en cualquiera de las estaciones y dialogàs con sus gentes que de seguro tendrán muchas cosas para contarte, historias que no haz oído, ni te las imaginas, por que el dolor del humilde nuca sale en los medios de comunicación. Allá en esas laderas llenas de casitas humildes está el mirador más bello para contemplar la ciudad en lontananza cual bella y grande es. Dele rienda suelta a tus antojos cohibidos, y comes rellena o chorizos, un chicharrón de 20 patas con arepa de maíz pelao, una picada de asadura que contenga, bofe, corazón, hígado, pajarilla y guargüero, y lo asientas con una taza de mazamorra helada. Esos pesos que te gastas en un placer prohíbido, será una anécdota de tu vida, y una millonaria suma para el humilde comerciante. ¡Pellízquese paisanito! Recuerda que esta magna obra, es tuya...mía y de todos.En su construcción, de una u otra forma tu colaboraste con ella, mucho o poco, de ese dinero que se invirtió, alguna vez circuló en el fondo de tu bolsillo. --¿ y nosotros los pobres qué...? Vea mi Don...No se preocupe por eso, que el servicio es para todos y en iguales partes, tanto el costo como el servicio ---¡ Baratico! ---míseros 1000 pesitos, como quien dice, 30 centavos de Dolar pa'los del otro lado del charco.Es decir: con el mismo tiquete que compras en cualquier estación del metro, viajas por todo su recorrido, das la vuelta en el metro cable y regresas a tu casita, y como si fuera poco, antes de irte, te dice gracias y aquí te esperamos con los brazos abiertos.--¡Que tal el gangazo! Cualquiera se le apunta, ¿Si...si? El Metrocable no solo será un medio de transporte de carácter social, sino una nueva fuente de turismo para propios y extranjeros, renglón que por generar empleo y divisas, mejorará la calidad de vida de los habitantes de estas zonas que hasta hace poco se consideraban marginados y estigmatizados. El Metrocable cambió el paisaje, y sus gondolitas serán mágicos avioncitos para que los niños, echen a volar sus infantiles sueños. Ya los aires no serán patrimonio de siriríes y gallinazos, ahora son cometas, águilas y golondrinas, compartiendo espacio con las gondolitas que como farolitos de navidad, cruzarán en ráudo vuelo llevando dentro, mujeres y hombres tejiendo sueños de libertad, mientras allá en lo alto, las verdes montañas de Medellín en pundonoroso beso, tímidas se abrazan con el azul del cielo. El Metrocable será una vez más...Otro espacio exagerado y noble del montañero audaz, para gritar sin envidia, rencor y odios.... ¡Que orgulloso me siento de ser colombiano!

08 noviembre 2006

Me mintieron sobre medellin

Por: Sebastián Avellán Periodista de LA HORA Ecuador Dicen que hay que verlo para creerlo y después de viajar a la ciudad de Medellín, que tiene fama de ser una de las urbes más violentas del mundo, tengo que decirles que lo que nos contaron en las películas ‘Rosario Tijeras’ y ‘La Virgen de los Sicarios’ era pura ficción. Cuando volaba hacia la ciudad de la eterna primavera pensé que era mi último viaje y me arrepentía durante el vuelo de no haber llevado un chaleco antibalas y un revólver en la correa de mi pantalón. Es que en verdad tenía miedo que "me quiebren" como dirían los paisas. Pero no los necesité, porque me sentí más seguro que en Ibarra. Según me contaba uno de los tantos taxistas, por cierto amable, algo muy extraño en Ecuador, Medellín no es como le pintan. "Hombre hay zonas peligrosas como en toda ciudad, pero acá todo es bacán y la policía está por todas partes. Osea que fresco mi parce porque acá no le pasa nada", me dijo. Y tenía razón, al contrario, me encontré con tanta gente solidaria que me parecía increíble, porque los ecuatorianos somos fríos y a veces ni siquiera respondemos a las preguntas que nos hacen los foráneos. En cambio allá, en la Colombia que de lejos infunde miedo, pero de cerca respeto, los "paisas" le dejan en la puerta del hotel y se ocupan que llegue sano y salvo a la habitación. Que diferentes somos a pesar de que estamos tan cerca y eso es lamentable, porque a pesar de todo lo que nos muestran las noticias de la televisión, Colombia tiene mucho que enseñarnos. Los colombianos están lejos de ser lo que nos dijeron las cadenas internacionales de noticias y los periódicos amarillistas. Ellos saben que tienen fuertes problemas, pero la vida es una fiesta y la viven a diario y se sienten orgullosos de su tierra. Sacan pecho por Juanes y por su presidente, Álvaro Uribe, porque también es "paisa". Hablan con un amor envidiable de Botero y sienten una pasión única por Natalia Paris, porque la modelo mejor pagada de Colombia es de Medellín. Además, hablan con amor del metro y de las mujeres de Medellín, porque eso sí, "al cesar lo que del cesar" no hay mujeres feas. Eso es Medellín, una ciudad que asusta si no se la conoce, pero que impresiona cuando se está en sus calles limpias y llenas de árboles.